PUBLICIDAD

Su respuesta se viralizó enseguida, alcanzando más de 3 mil compartidos y un montón de aplausos por su honestidad y amor.

PUBLICIDAD

La relación entre una madre y la pareja de su hijo o hija nunca será fácil, ya que querrá siempre estar pendiente de lo que ocurre, dar sus consejos y opiniones y seguramente incomodará a la nueva familia que se está formando.

Bien lo sabe Clint Edwards, un hombre que hace pocos días publicó una conversación que tuvo su madre acerca de la limpieza de su casa.

Todos sabemos que para ninguna familia con hijos pequeños resulta fácil tener suficiente tiempo para limpiar y dedicarse a la casa. Su estado dependerá de cuántos niños haya, cuántas horas pasan los padres en el trabajo, qué tan saludables son, y un montón de otros factores que ayuden o dificulten tener una casa en perfectas condiciones, lista para recibir visitas.

Facebook @No Idea What I’m Doing: A Daddy Blog

Lo cierto es que la casa de los Edwards suele ser un desastre… y la madre de Clint lo tiene bastante claro. Tanto, que se atrevió a hacer un inoportuno comentario a su hijo sobre su esposa Mel, con quien tiene tres hijos.

De acuerdo a sus palabras publicadas en su blog titulado “No tengo idea de lo que estoy haciendo: un blog de papás”, hace algunas semanas conversaba por teléfono con su madre cuando ella le preguntó “¿No te molesta que Mel no mantenga la casa limpia?”

Facebook @No Idea What I’m Doing: A Daddy Blog

“Era sábado. Estaba lavando los platos. Sinceramente, no sabía qué decir. Mi madre no lo dijo de manera antagonista ni nada. Fue más por curiosidad. Ella obviamente se había dado cuenta de que nuestra casa no estaba tan ordenada. Aunque no es solo el trabajo de Mel limpiar. Veo nuestro matrimonio como una sociedad, por lo que la limpieza es tanto mi responsabilidad como la de ella” continuó Clint, quien admitió que suele tener su casa desordenada y sucia, pero que no suele importarle.

“Realmente no sabía cómo responderle a mi madre, así que vacilé. Nunca sé realmente qué decir en momentos como este. Pero recordando, creo que la percepción de mi madre de nuestra casa realmente refleja la época en que creció. Ella es parte de la generación del baby boom. Yo no conocía muy bien a mi padre, pero sí recuerdo que me dio este consejo sobre elegir a una esposa: “Pasa por su casa de forma inesperada. Mira cómo se ve allí. Cómo mantiene su casa puede decir mucho de una mujer”.

Facebook @No Idea What I’m Doing: A Daddy Blog Entonces, evidentemente la duda de su madre tenía que ver con algo generacional.

“Pero la cosa es que, a diferencia de mi padre, realmente no pensé en una casa limpia cuando me casé con mi esposa. Pensé en cómo me gustaba lo que tenía para decir. Pensé en cómo me hacía sentir. Pensé en cómo ella sonreía mucho. Me gusta eso. Pensé en cómo era dulce y pensativa, y en cómo parecía la clase de madre que querría para mis hijos” confesó.

Facebook @No Idea What I’m Doing: A Daddy Blog

Así que, después de una búsqueda incesante por encontrar las palabras adecuadas para responder, finalmente dijo: “No me metí en este matrimonio por una casa limpia. Me metí en eso porque ella parecía ser alguien con quien podría pasar mi vida”.

Y entonces hubo un silencio.

“Finalmente, mamá dijo: “Bueno… eso probablemente sea más importante que una casa limpia”. “Sí”, dije, “yo también lo creo”.

¡Sin duda este hombre ama y valora el trabajo de su mujer!

¿Te gustó la nota?

PUBLICIDAD


Fuente: www.upsocl.com
Noticias Relacionadas
Compartir Compartir Twittear