PUBLICIDAD

Seguínos en Facebook

Seguínos en Twitter


No hay mucha gente que llore de pena cuando un banquero pierde su empleo. La pasada semana, en el marco de un plan más amplio de reestructuración, la división de banca de inversión de Deutsche Bank decidió cerrar sus mesas de operaciones en bolsa y despedir a miles de trabajadores en los equipos de renta variable de sus oficinas en todo el mundo. Tuvieron que abandonar sus escritorios en cuestión de horas.


¿Te gustó la nota?



Fuente: www.eluniverso.com
Noticias Relacionadas
Compartir Compartir Twittear