PUBLICIDAD

Los usuarios de redes sociales se dieron cuenta de inmediato y no tuvieron piedad con las burlas.


El que quiere recuperar al amor de su vida, sin duda está dispuesto a hacer sorprendentes actos para lograrlo. Pero lo que hizo este hombre, está totalmente fuera de lo normal. Quiso ridiculizarse solo para que su esposa lo perdonara, pero en lugar de quedar como galán, terminó siendo el hazme reír de todo internet.

PUBLICIDAD

El protagonista de esta historia es un hombre bastante atrevido, que puso en peligro su matrimonio por una infidelidad y ahora pretendía demostrar que estaba totalmente arrepentido? pero en lugar de pedir disculpas y llegar con flores o algo que encante a su mujer, decidió hacerse un tatuaje a modo de castigo.

Y fue la peor decisión del mundo. Instagram @sickcat_13

El mensaje tatuado, que cubre la zona del pecho y estómago, comienza declarando que su nombre es José Torres, y que ?me hago un tatuaje voluntariamente el 2 de enero de 2019 para poder ganarme la confianza de mi mujer por el dolor y el sufrimiento que he causado a nuestro matrimonio”.

Si ya crees que es la primera parte es humillante? espera a la segunda.

El hombre de nombre José quiso enumerar una serie de calificativos negativos en donde se auto describe como “mentiroso”, “infiel”, “embustero”, “manipulador”, “amante de la prostitución”, “deshonesto” e “irrespetuoso”.

PUBLICIDAD

Y aunque con eso de seguro ya parece un tatuaje terrible para la mayoría de las personas, eso no es lo peor. Hay una serie de errores ortográficos que no pasaron desapercibidos por los usuarios de internet, y al momento en que el tatuador publicó la imagen orgulloso, sus seguidores de Instagram no demoraron en hacérselo saber:

Eres deshonesto e “irrespetuos”? La gramática está peor que la tipografía.

Los diccionarios existen, Google funciona bien también.

Deberías borrar esta imagen. Los errores de ortografía podrían hacer que pierdas clientes.

Sin embargo, Jorge Araguz, el artista detrás del tatuaje, aclaró que no sabía que contenía faltas de ortografía hasta que los usuarios de las redes sociales “comenzaron a hablar de ello”, pues el inglés es “su segunda lengua”.

Pero no solo fue error de él, pues antes de comenzar el tatuaje, él se aseguró de preguntarle a su cliente si estaba realmente seguro y convencido del tatuaje, y según sus palabras, “la única respuesta que obtuve de él fue que estaba seguro porque se equivocó y quería probar que iba a cambiar”, señaló.

Ojalá que tanta humillación haya valido la pena.

¿Te gustó la nota?

PUBLICIDAD


Fuente: www.upsocl.com
Noticias Relacionadas
Compartir Compartir Twittear