PUBLICIDAD

Seguínos en Facebook

Seguínos en Twitter


Huawei se enfrenta a una amenaza brutal. El foco de todas las iras del Gobierno Trump en el panorama tecnológico se ha convertido en la gran perjudicada de una guerra comercial que ahora cobra nuevos tintes.

Google no licenciará Android en los móviles de Huawei, pero además Intel, Qualcomm, Xilinx o Broadcom tampoco venderán sus chips a Huawei "hasta nueva noticia". Las consecuencias podrían ser catastróficas para la que se había convertido en la nueva protagonista absoluta del mercado de la telefonía a nivel global.

Los antecedentes: ZTE pasó por lo mismo

En mayo de 2018 ZTE entró en colapso. El Gobierno de los Estados Unidos detuvo prácticamente toda la operativa de la empresa china al imponer una durísima sanción comercial.

Dicha prohibición iba más allá de los ataques que desde hace tiempo estaba sufriendo a nivel comercial Huawei, y afectaba no ya a la prohibición de que sus terminales se comercializaran, sino a que las empresas estadounidenses no podrían colaborar con ZTE.

En Xataka ZTE en colapso: el veto de los Estados Unidos obliga a parar máquinas al gigante chino

En este caso la sanción se había impuesto por una supuesta razón de peso: ZTE había mantenido acuerdos comerciales con países como Irán o Corea del Norte, violando así los términos de sus acuerdos comerciales con Estados Unidos.

En realidad ya había violado ese pacto en 2016, cuando Estados Unidos amenazó con restringir el acceso a componentes fabricados en suelo norteamericano. ZTE acabó pagando una multa de 1.200 millones de dólares para evitar ese veto, pero las acusaciones se reactivaron en febrero de 2018.

Unos meses después la acusación se convirtió en una decisión formal escudada además en el potencial riesgo de espionaje: los productos de ZTE no eran seguros para el público estadounidense.

Se mencionaba a Huawei ya entonces, pero el ataque frontal era en ese momento contra ZTE, que de repente se vio acorralada y sin salidas: su negocio de fabricación y venta de móviles dependía en gran medida de los chips de Qualcomm o del software de Google.

En Xataka ZTE y su complicada situación ante las sanciones de EEUU: "esto afectará severamente nuestra supervivencia y desarrollo"

¿Qué hizo la empresa? Volvió a asumir la culpa a pesar de tildar la decisión de "extremadamente injusta". En ZTE tuvieron que detener casi totalmente su operativa durante semanas, pero consiguieron llegar a un acuerdo y volver a operar bajo los términos de Donald Trump.

Un año después la historia se repite, pero con distinto protagonista.

(Parte de) El mundo contra Huawei

Todo comenzaba el pasado jueves 16 de mayo: Donald Trump firmaba una orden ejecutiva que otorgaba poder al Gobierno Federal para evitar que las operadoras del país compren equipos de telecomunicaciones de fabricación extranjera.

No había mención directa a Huawei, pero la empresa era claramente la principal afectada por una decisión de este tipo. El Gobierno de los Estados Unidos lleva años obstaculizando la venta de dispositivos de Huawei en este país, y con esta medida daba un paso definitivo para evitar a toda costa el uso de tecnología de este gigante en un ámbito tan relevante como la implantación de las futuras redes 5G.

En Xataka Qué ha pasado con Huawei en Estados Unidos, y por qué arremete su CEO contra las operadoras del país

La batalla con Huawei viene de largo, y en los últimos tiempos la crisis se agravó a raíz de un informe de Bloomberg en el que se indicaba que la empresa instalaba chips espía en servidores utilizados por empresas como Amazon o Apple.

Huawei siempre ha defendido su inocencia ante estas acusaciones realizadas por el Gobierno de los Estados Unidos. Las cosas se pusieron aún más tensa cuando las autoridades canadienses detuvieron a Meng Wanzhou, Directora Financiera y Vicepresidenta de la Junta Directiva de Huawei.

En Xataka Así es como Huawei se ha convertido en otro peón de la batalla comercial entre China y EE.UU.

Wanzhou es además la hija del actual CEO de Huawei, y todo esto acabó con una situación enormemente compleja que hizo que la propia Huawei, que hasta ese momento había adoptado una actitud pasiva, pasara a la acción.

Interpuso una demanda ante el Tribunal Federal de Estados Unidos como contraataque, y en ella alegaba que la sección 889 de la Ley de Autorización de Defensa Nacional aprobada por el congreso ?'la misma que prohibe la compra de servicios y equipo s de Huawei a agencias del gobierno y contratistas?' era anticonstitucional.

Estados Unidos acusa de espionaje pero no muestra pruebas

Las decisiones tomadas por el Gobierno de los Estados Unidos se han basado en acusaciones de espionaje por parte de esos servicios y equipos ?'móviles incluidos?' de Huawei.

El equipo de Donald Trump ha tratado de convencer de este argumento para que otros países en la Unión Europea tomen decisiones similares, pero jamás ha presentado evidencias y las investigaciones que han llevado a cabo las distintas agencias gubernamentales de esos países no han encontrado tampoco pruebas de este tipo de actividad.

En Xataka EEUU vs. China: la guerra ya no es sólo comercial, también es tecnológica (Despeja la X, 1x15)

No las han encontrado en el Reino Unido, no las han encontrado en Alemania y solo conocemos el


¿Te gustó la nota?



Fuente: www.xataka.com
Noticias Relacionadas
Compartir Compartir Twittear