El croata le entregó el galardón al argentino y celebró que "el ganador del último año ceda el trofeo al nuevo vencedor, es una muestra de respeto".

Seguínos en Facebook

Seguínos en Twitter



Luka Modric, a pesar de no estar nominado entre los 30 finalistas que optaban al Balón de Oro, protagonizó el momento más importante de la ceremonia al ser el encargado de entregar el trofeo a Leo Messi.

Para el croata esta práctica que se inauguró en esta edición y que los organizadores tienen la intención de que se instaure como costumbre a partir de ahora es una gran iniciativa.

"Ha sido un orgullo poder estar en esta gala y darle el premio a Messi, que se lo merece. Me parece que el último ganador dé el relevo al nuevo vencedor es una práctica estupenda, una muestra de respeto y de convivencia que puede ayudar en el deporte. Somos rivales, pero no enemigos. En el fútbol muchas veces las cosas se llevan al extremo y esta iniciativa puede ayudar a mejorar las cosas. Pasa en otros deportes y me parece bien que esta costumbre se instale en el fútbol".

Modric estuvo en París junto a Vinicius, que optaba al premio Kopa al mejor jugador Sub-21 y Emilio Butragueño, que representaba institucionalmente al Madrid y que vio la Gala sentado al lado de Josep Maria Bartomeu, presidente del Barça.

¿Te gustó la nota?


Fuente: as.com
Compartir Compartir Twittear