PUBLICIDAD

Seguínos en Facebook

Seguínos en Twitter


A los 2 años y medio, el pequeño Rafael no hablaba, algo que preocupaba a su madre, Juli Lanser Mayer. Esta ama de casa llevó al niño a un neuropediatra que le diagnosticó un autismo severo. Los padres acudieron a otros tres médicos, que le dieron el mismo diagnóstico. "Estaba completamente aterrorizada", le dijo a BBC News Brasil. Rafael es el tercer hijo de los cuatro que tienen Juli y el abogado Valcir Mayer, que viven  en Timbó, en el estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil.


¿Te gustó la nota?



Fuente: www.eluniverso.com
Noticias Relacionadas
Compartir Compartir Twittear