PUBLICIDAD

Seguínos en Facebook

Seguínos en Twitter


Me estaba volviendo loco. Tenía que prepararme para un examen, pero la hija de 10 años de mi familia de acogida japonesa tenía un fuerte resfriado y aspiraba incesantemente con la nariz. "Acaba de limpiarte la nariz, tómate un té de limón caliente y deja de andar delcalza por la casa," le dije, pues así lo había aprendido yo.


¿Te gustó la nota?



Fuente: www.eluniverso.com
Noticias Relacionadas
Compartir Compartir Twittear