Entre enero del 2014 y junio del 2016, el Foro Penal Venezolano registró 5.853 detenciones vinculadas a manifestaciones por[...]

PUBLICIDAD

Seguínos en Facebook

Seguínos en Twitter





En el estado Bolívar el 19 de abril los cuerpos de seguridad detuvieron a 101 personas, en su mayoría jóvenes

 

Entre enero del 2014 y junio del 2016, el Foro Penal Venezolano registró 5.853 detenciones vinculadas a manifestaciones por crisis política, escasez de productos básicos, racionamiento eléctrico, fallas en el servicio de agua potable y altos índices de inseguridad, entre otros motivos, publica Correo del Caroní.

El 2017 inicia con cifras alarmantes, gracias a la cruenta represión por parte de los cuerpos de seguridad del Estado contra las marchas realizadas en abril. En solo 12 días de protesta, el número de detenidos ascendió a 512: 18% de la cifra total de años anteriores.

El martes 19 de abril, la reprimenda de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) dejó más de 90 aprehensiones en Guayana. La ONG Foro Penal Venezolano reseñó que en el estado Bolívar hubo ocho arrestos durante las marchas convocadas por la oposición entre el 4 y el 16 de este mes, mientras que el 19 la cifra fue mucho más elevada: 101 detenidos en un solo día.

Entre bombas lacrimógenas, tratos crueles y represión injustificada por parte de los cuerpos de seguridad del Estado en toda Venezuela -casos violatorios del artículo 68 de la Constitución nacional-, el Foro Penal Venezolano registró 538 arrestos en los primeros 12 días de reclamos que iniciaron el 4 de abril.

Pero el número de apresados se disparó agresivamente el 19 de este mes. Solamente en ese día, el total de detenciones, al sumarse el número de todos los estados del país, la cifra alcanza 521 personas recluidas en comandos de la Guardia Nacional, por lo que desde la primera semana de abril de 2017 hasta la masiva marcha del 19 (la más reprimida del año hasta la fecha) Foro Penal expone la cifra de 1.059 arrestados por protestar en contra del gobierno.

Aumento de la represión

En el 2014, durante el despliegue de manifestaciones que terminó con el arresto del líder opositor Leopoldo López y la muerte de 43 venezolanos, la represión estuvo tan presente como en las últimas tres semanas. Hasta ahora sigue siendo el año de mayor conflictividad política y social, al registrarse 9.286 protestas, equivalente a 26 diarias en todo el país, según reseña el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS).

La inconformidad ante la baja calidad de vida que lanzó a los venezolanos a las calles ese año no solo sigue vigente, sino que se ha agravado; a ello se suma el reclamo de la ruptura del hilo constitucional tras la decisión de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de disolver la Asamblea Nacional, lo que implica que esté siendo señalado como una institución a la que acusan de mantener la ruptura del orden constitucional en Venezuela.

El FPV registró 5.853 detenciones vinculadas a manifestaciones entre enero 2014 y el 30 de junio del 2016. Esto arroja un promedio de 344 detenidos por mes; 12 por día. Entretanto, los 538 arrestos en los primeros 12 días de protestas promedian 66 apresados diarios, lo cual evidencia el acentuado incremento de la represión, cuyo promedio asciende a 550%.

En las jornadas de reclamos convocados por la oposición desde el pasado 4 de abril, no solo se evidencia el castigo a la manifestación. La violencia de los ataques por parte de los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) contra las movilizaciones pacíficas fue el detonante del enojo en todo el país y Ciudad Guayana no se escapó de este mal.

El presidente Nicolás Maduro, en cadena nacional de radio y televisión, acusó a quienes manifestaron el 19 de abril de violar las leyes. Sus declaraciones obvian principios contenidos en pactos internacionales de derechos civiles y políticos, que señalan que los Estados deben adoptar medidas para promover, mantener y fortalecer el pluralismo, la tolerancia y una actitud abierta con respecto a la disensión en la sociedad, y deben respetar y proteger por igual a los que expresan opiniones divergentes, impopulares o disidentes.

¿Te gustó la nota?