Seguínos en Facebook

Seguínos en Twitter


España se ha colocado en el centro de la producción audiovisual mundial, pasando de crear 28 series en 2015 a 58 en 2018. El voraz apetito de los espectadores y la entrada de nuevos agentes han propiciado este crecimiento gracias al establecimiento de nuevas plataformas de 'streaming' como Netflix, Amazon o HBO, la renovada apuesta de los canales de pago liderados por Movistar, o el motor de la industria, las cadenas generalistas en abierto. El destino final de todos estos títulos ya no solo es el mercado local, sino que todos miran a Latinoamérica y el resto del mundo para colocar sus productos. ¿Cómo se está transformando la industria para asumir todos estos cambios? La respuesta final llegará en 2020.

Empezando por las cifras, y según el estudio de PwC 'La oportunidad de los contenidos de ficción en España', España creó 28 series en 2015, 40 en 2016, 45 en 2017 y 58 en 2018, como muestra el gráfico inferior. Lo que significa que la producción de series ha aumentado un 52,6% en estos cuatro años. Siguiendo esta tendencia, la consultora predice que en 2022 España producirá 72 series.

Evidentemente, la entrada de nuevos agentes en el escenario audiovisual patrio ha propiciado este aumento. El mismo estudio señala que las producciones realizadas por OTTs y empresas de telecomunicaciones, principalmente Netflix, Amazon, HBO y Movistar, han pasado de representar el 11% del total en 2017 al 31% en 2018. Y la inversión realizada en obras audiovisuales ha aumentado un 187% en el caso de las series, mientras que en el cine se ha estancado.

Alianzas entre los nuevos operadores y productoras españolas ya establecidas

Como apunta el nombre de este estudio, 'La oportunidad de los contenidos de ficción en España', el impulso de las plataformas de streaming puede marcar un antes y un después en el desarrollo de series. Entre nuestras ventajas competitivas destaca el bajo coste de la producción en España y su alta calidad en relación a otros países, hecho derivado del talento de primer nivel con el que contamos, la madurez de la industria local o el posicionamiento de nuestro contenido en el entorno global.

No obstante, los próximos años serán decisivos para determinar si nuestro país se convierte en un centro de producción mundial o se queda por el camino como explica Concepción Cascajosa, profesora de comunicación audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid. ?Es verdad que, de pronto, como ocurre de vez en cuando en el mercado televisivo, hay un país que se ha puesto en el centro del tablero, en este caso España por diferentes motivos. Pero habrá que ver la capacidad que tiene de estandarizar eso más allá de cuatro o cinco series que tengan relevancia como 'Élite' o 'La casa de papel'?, señala.

?Es indiscutible que, en el sentido de la producción, las plataformas tienen un peso importante. Otra cosa es que se hayan introducido dentro de un modelo de producción ya existente. No han venido a reinventar la rueda porque la rueda ya está inventada y funciona. Solo hay que ver la manera en que están estableciendo acuerdos?, añade.

Muestra de ello es la primera serie de Netflix, 'Las chicas del cable', realizada por una productora tan exitosa como Bambú, factoría responsable de títulos como 'Gran Hotel' o 'Velvet'. Es más, según contó su cofundador, Ramón Campos, a Todo TV News, están trabajando con Movistar+, Amazon e incluso con Apple TV+. En definitiva, ?HBO, Amazon y Netflix están buscando establecer vínculos con empresas ya establecidas y con un cierto bagaje. La industria tiene la capacidad de ir absorbiendo e incorporando nuevos operadores. Pero no parece que estén haciendo algo sustancialmente diferente?, añade Cascajosa.

Por eso, y porque las cadenas de televisión en abierto siguen dominando el sector, estas proyecciones debe ser cautas. Según el Anuario 2019 del Observatorio Iberoamericano de la Ficción Televisiva, el consumo televisivo tradicional se sitúa en 234 minutos por espectador y día, esto es, seis minutos menos que en 2017, pero todavía cerca de cuatro horas. Y la TDT continúa siendo el principal sistema de distribución de contenidos televisivos en España (75%), aunque la televisión de pago ha obtenido este año su mejor dato histórico (25%).

Eso sí, en lo que respecta a la inversión publicitaria, la televisión, el medio al que se dedica mayor dotación presupuestaria, experimentó un leve descenso del 1,3% frente al mismo periodo del año anterior; internet, en cambio, se consolidó como segundo medio con un incremento del 12,8%.

Siendo estos los datos de consumo nacional, el verdadero cambio de paradigma, en opinión de Cascajosa, es el siguiente: ?las empresas españolas que están poniendo en marcha proyectos ya no solo piensan en los operadores españoles. Mediapro es un ejemplo claro con 'The Head', una serie de Jorge Dorado con actores y equipo español creada para Hulu Asia; o 'The Paradise', un drama criminal coproducido con la cadena pública finlandesa YLE, grabado en Fuengirola y protagonizado por Fran Perea, conocido allí por 'Los Serrano'. Internacionalmente son series que se van a vender muy bien, pero igual en España no las emite nadie. Como pasa con 'Hernán', una coproducción de [la mexicana] Dopamine y [la española] Onza para Amazon que no tiene ningún operador en abierto aquí?.

Series producidas en España y dirigidas al resto del mundo

De todo lo dicho se desprende que la industria audiovisual española está creciendo y reconfigurándose para asumir la demanda externa, pero los nuevos actores se están sirviendo de las estructuras preexistentes a través de acuerdos de coproducción. Sea cual fuere el resultado de estos movimientos, Madrid será la base de operaciones de estos cambios como se demostró el pasado mes de a


¿Te gustó la nota?


Fuente: www.xataka.com
Compartir Compartir Twittear