PUBLICIDAD

La empresa dio el pistoletazo de salida a esta nueva iniciativa que dará aún más visibilidad a la Fundación Pequeño Deseo. El gesto para poder participar es el de cerrar los ojos.

Seguínos en Facebook

Seguínos en Twitter



Honda España sigue demostrando su compromiso con los más pequeños gracias a su acción de Responsabilidad Social Corporativa IEl Valor de un Gesto'. Es la segunda edición y este año cuenta con la Fundación Pequeño Deseo como organización colaboradora y beneficiaria y con los pilotos del Repsol Honda Team de MotoGP, Marc Márquez y Jorge Lorenzo, como principales embajadores de la iniciativa. El gesto elegido para poder participar es el de cerrar los ojos, símbolo del poder de la imaginación y los sueños. Y del cumplimiento de esos sueños, surgidos de la mente de los niños, se encarga la Fundación Pequeño Deseo desde el 2000. "A veces cumplir el deseo de un niño es su mejor medicina", es el lema con el que trabaja esta Fundación con la intención de hacer realidad los deseos de los pequeños con enfermedades graves o crónicas para apoyarles anímicamente y hacer más llevadera su dolencia.

La Fundación Pequeño Deseo está presente en 38 hospitales de todo el país. La iniciativa 'El Valor de un Gesto' apela a la participación e implicación de los seguidores y Honda propone que los usuarios de las redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram suban una foto con los ojos cerrados con el hashtag #hondaelvalordeungesto. Por cada foto publicada, Honda donará un euro a la Fundación. El objetivo es alcanzar las 25.000 fotos que se traducirían en 25.000 euros. Los pilotos Marc Márquez y Jorge Loreno y son los principales embajadores. "Cuando hay niños y niñas sacas el tiempo de donde sea y cuando ves las reacciones es imposible expresarlo en palabras. Intentamos colaborar en hacer realidad los sueños, pero es un pequeño grano de arena. Es una ayuda que necesita la colaboración de mucha gente", se arrancó Márquez y Jorge Lorenzo remató que "el fin de semana de Gran Premio lo tenemos muy ocupado, vamos con el agua al cuello y los minutos son limitados, pero nos encontramos con gente que quiere estar con nosotros. Es una oportunidad quizás única para ellos y tratamos de mostrar nuestra mejor versión".

En cuanto a los sueños cumplidos y por cumplir, Lorenzo fue claro: "Desde pequeño he tenido muchos sueños, pero el principal, como piloto de motos que soy, fue al principio ganar mi primera carrera. Cuando llegué al Mundial me conformaba solo con coger puntos y después ya quise ser top 10 y alcanzar el podio. Pero lo hecho en el Gran Premio de Brasil en 2003 fue el primer gran sueño cumplido". Márquez no se quedó atrás y tiró también de recuerdos: "Cuando recibí la primera moto con cuatro años. No me acuerdo mucho, pero cuando tuve la primera moto nueva con ocho años también fue un momento increíble". ¿Qué sueño les queda por cumplir? "Sería competir con mi hermano en MotoGP. Lo estoy intentando ayudar, pero cada uno necesita su tiempo. En cuanto a mí, quiero seguir así, soy feliz y eso es algo que no se puede comprar", explicó Márquez. Y Lorenzo quiere volver a ser competitivo: "Está siendo un curso muy complicado y parece que la victoria y el podio están muy lejos, pero trabajo duro y bien. No creo que esté tan lejos como parece y mi sueño sería lograr un podio o una victoria con Honda. Y mi segundo sueño a largo plazo sería poder disfrutar tanto yo como los míos de lo logrado, que todos estén bien. Pasar el tiempo que no he podido pasar con ellos". El futuro les pertenece y ambos pilotos lanzaron mensajes para dar por finalizado el acto: "Mi sueño es que haya felicidad y paz", dijo Márquez. Lorenzo apostó por "buscar soluciones para hacer un océano más limpio y trabajar en el tema de la contaminación".

Márquez: "Montmeló no se me da mal, pero tampoco súper bien"

Tras el acto de presentación de 'El Valor de un Gesto', tanto Marc Márquez como Jorge Lorenzo atendieron a los medios de comunicación. Márquez fue el primero en contestar a las preguntas y no escondió que va en busca de su octavo título: "El objetivo es intentar revalidar el título, lograr uno más. De momento estamos por el buen camino, en buena dinámica. He empezado muy bien, pero el segundo está a solo 12 puntos. Cometí un error en Austin y los ceros pesan. Está todo muy apretado, pero me encuentro fuerte y preparado para luchar. Montmeló no se me da mal, pero tampoco super bien. Intentaremos hacer podio". En cuanto al circuito de Cataluña, el piloto catalán explicó que "es uno de los circuitos en los que la moto es muy importante y este año tenemos un gran paso en este aspecto. Todos los años he estado muy cerca de la victoria, los tres últimos años siendo segundo. Estamos en casa, saldré con ganas. El objetivo, a día de hoy, es luchar por la victoria, después ya veremos qué podemos hacer. El objetivo principal es el podio y, si todo se cuadra, la victoria". Tras él, fue el turno de Jorge Loreno y se le ve con ganas por revertir la situación actual. Es uno de sus peores momentos y constató que "estoy trabajando mucho a todos los niveles, en el mental también porque es difícil asimilar esta situación. Pero es un momento para aprender y para tomarlo como desafío. Es para aprender a cambiar tus pensamientos de negativos a positivos. Y después hay trabajo para que el traje y los zapatos estén a mi medida y me sienta cómodo". El piloto ha estado en Japón para trabajar en las distintas mejoras y apostilló que "hemos entendido que los zapatos me quedan incómodos, o grandes o pequeños y el traje tampoco me queda bien. Soy un piloto que necesita estar cómodo y si no lo estoy es difícil que pueda mostrar mi mejor versión y nivel. Hemos intentado modificar un poco la moto también para estar cómodo al cien por cien y por eso viajé a Japón. En Montmeló habrá los primeros cambios". ¿Cuáles son los cambios que se deben hacer? "La moto ahora es bastante física, podría serlo menos y estamos en ese camino para mí. No me encuentro a gusto y eso hace que me canse más. Intentamos encontrar soluciones, pero es un proceso largo. En Montmeló ponemos la primera pieza del puzle".

Por último, Lorenzo se mostró autocrítico: "Estoy bastante lejos de cómo hay que pilotar la Honda, en especial en la frenada. Trabajo entender cómo hacerlo, me fijo mucho en Marc. Siempre digo que hay dos torres. Está la torre de lo que he de mejorar yo como piloto y la de hacer los cambios en la Honda para que esté más a gusto. Ahora las torres están bajas, han de crecer más y cuando lo hagan llegarán los resultados con bastante rapidez".

¿Te gustó la nota?



Fuente: as.com
Noticias Relacionadas
Compartir Compartir Twittear