PUBLICIDAD

Seguínos en Facebook

Seguínos en Twitter


Pedro descansaba en una hamaca en el interior de su vivienda, en el bloque 5 de Bastión Popular, en el norte de Guayaquil. Eran las 20:00 del viernes 9, cuando Mónica, su madre, le indicó que debía tomar una dosis de pregabalina, medicamento que usa para controlar males como la ansiedad y el dolor de cuerpo. Pedro trata de rehabilitarse de su adicción a la droga H, la cual consume desde hace cuatro años. ?Ya voy a cumplir un mes y medio limpio (sin consumir)?, dijo con voz pausada.


¿Te gustó la nota?



Fuente: www.eluniverso.com
Noticias Relacionadas
Compartir Compartir Twittear