PUBLICIDAD

Seguínos en Facebook

Seguínos en Twitter


Cuando una embarazada respira aire contaminado, este puede transportarse más allá de sus pulmones y llegar a la placenta que protege al feto, según un nuevo estudio. La contaminación compuesta de pequeñas partículas emitidas por escapes de vehículos, chimeneas de fábrica y otras fuentes, es peligrosa para la salud de todos, y durante el embarazo se ha vinculado con nacimientos prematuros y bajo peso al nacer. Una teoría es que las partículas se almacenan en los pulmones de la madre y provocan una inflamación potencialmente dañina.


¿Te gustó la nota?



Fuente: www.eluniverso.com
Noticias Relacionadas
Compartir Compartir Twittear