PUBLICIDAD

Seguínos en Facebook

Seguínos en Twitter


El hombre de 35 años sentado en el consultorio psiquiátrico de David Avery era un ingeniero. "Le gustaba resolver problemas", cuenta. El problema que lo desconcertaba ese día de 2005 en que fue ingresado a la guardia psiquiátrica de Seattle, Estados Unidos, donde Avery trabajaba, eran sus cambios de humor. Cambiaban violentamente de un extremo a otro, a veces con fantasías suicidas o viendo y escuchando cosas que no estaban allí. Su patrón de sueño también era errático, pasando de un insomnio casi total a dormir 12 horas por noche.


¿Te gustó la nota?



Fuente: www.eluniverso.com
Noticias Relacionadas
Compartir Compartir Twittear