PUBLICIDAD

Seguínos en Facebook

Seguínos en Twitter


Nuestro cuerpo no es una máquina perfecta y, de tanto en tanto, se ve aquejado por alguna molestia pasajera que no amerita la consulta de un profesional. Nos referimos por ejemplo al malestar que sentimos a la mañana siguiente después de una borrachera, o la indigestión tras un comida excesiva, a una picadura o a un simple rasguño en la piel que nos hacemos accidentalmente.


¿Te gustó la nota?



Fuente: www.eluniverso.com
Noticias Relacionadas
Compartir Compartir Twittear